Nunca... (60) Tomás Muñoz, un Señor

Siempre me pareció una persona inalcanzable. No parecía gustarle ser el centro de atracción y sí quien, desde su situación, podía dirigir cualquier actividad o campaña que emprendiera. Hablamos en muy pocas ocasiones, pero me consta su enorme respeto por mi trabajo. En varias ocasiones el propio Joaquín Luqui que gozaba de su amistad, me transmitió su opinión sobre mi forma de forma de entender la música y a los artistas; es mas, le decía, "parece muy profesional, serio y tímido". Coincidimos en varias presentaciones y algún que otro viaje, pero nunca hubo un momento de entablar una conversación de calado. Había algo en él que me producía una enorme admiración. Parecía una persona discreta en lo público y muy tímida, algo en lo que nos parecíamos.

Hace una par de semanas Manolo Moreno se ofreció a enviarme el libro de sus memorias, editado por Multriprensa en 2004 y distribuido por la Fundación Autor. Lo recibí como uno de los mejores regalos de mi cumpleaños el pasado 5 de octubre, y he dedicado el fin de semana a navegar en su vida a través de su Memoria Banal. Es protagonista de una vida admirable, llena de inquietudes y forjada en mil y una dificultades a la vez que le sonreía el destino.

Desde su natal Villanueva de Córdoba, pasando por Torrecampo, las Escuelas Obreras, la Guerra Civil, los desplazamientos y exilios, el internado, los jesuitas, el hambre, la adolescencia, la época docente, la inquietud social, París, el viaje  iniciático a los países del Este para vivir el V Festival Mundial por la Paz en Varsovia, la Unión Soviética, China, Nepal, el Himalaya y el Ganges, Checoslovaquia o conocer a Indalecio Prieto y Marlene Dietrich; la forma de describir su amistad con Otto Mayer etc. son un recorrido apasionante sobre la manera que en que se forja una personalidad. Las peripecias para conseguir el visado sin pasar por la mili, la llegada a Nueva York, México y la música en el sello Gamma, la vuelta a España como uno de los máximos responsables de Hispavox junto a los Vidal Zapater, te van llevando de la mano para conocer la música y la industria en los finales 50 en América, y el trabajo en nuestro país en la década de los 60 hasta que implanta la CBS en España y su posterior regreso a Brasil y Nueva York.

Ha forjado, lanzado o intervenido directamente tanto en España como en el exterior en las carreras de Paul Anka, Frankie Avalon, Chubby Checker, Raphael, Mari Trini, Cecilia (por la que muestra un enorme cariño y admiración), La Misa Campesina, Miguel Bosé, Roberto Carlos, Las Grecas, Santana, Chicago, Blood Sweat & Tears, Leonard Cohen, Neil Diamond, Labelle, Bob Dylan, Victor Manuel, Ana Belén, José Luis Perales, Supertramp, Micheal Jackson, Police, Julio Iglesias, Rafaella Carrà, Sandro Giacobbe, Luis Miguel, Ricky Martin, Chayanne, Ana Gabriel, Donato y Estéfano, Joe Dassin, Simon & Garfunkel,… es imposible continuar el relato de nombres y artistas porque la lista es tan inmensamente larga, y es tanto lo que la industria le debe, no solo en nuestro país si no en todo el mundo, que no tendría espacio en este post para relatarlo.
TM con ND en Segovia (1974)
Ese hombre, al que todos se referían a él como “Señor Muñoz”, y que trataba a los demás de la misma manera, es decir con la categoría de “señor” y el apellido, se encargó de que conociera a Neil Diamond en Madrid, que fuera a verle a París, y que tuviera contacto y disfrutara de la amistad de una larga lista de músicos, intérpretes, periodistas y gente de la cultura que dejaron un recuerdo imborrable en mi vida. 

Tomás Muñoz tuvo conmigo uno de los detalles que mas me conmovieron. Iba a asistir invitado a la convención que anualmente celebraba la CBS, pero finalmente no pude acudir y él se encargó personalmente de traerme uno de los mejores y vas valorados recuerdos de mi vida profesional; simplemente es una foto con un recordatorio, pero para mí fue uno de los mas valiosos regalos. En ocasiones un detalle por pequeño que sea describen mejor que nada a una persona, un carácter y una admiración y respeto. Siempre se lo agradeceré.

"El detalle"
La foto es la portada del álbum I’m glad you here with me tonight que Neil Diamond había publicado a finales de 1977, y que en España rozó el número 1 de ventas en LP’s, y en singles con Desireé. El título del álbum se lo había inspirado su hija Marjorie al regreso de una larga gira mundial, y en él incluía una de las canciones que sería varias veces millonaria en ventas; You don´t bring me flowers. La canción también la había grabado Barbra Streisand y a un DJ de Florida se le ocurrido la genial idea de mezclar ambas versiones en su programa; el resultado fue tan brillante que la compañía de ambos artistas hizo que grabaran una versión a dúo e interpretaron, a instancias de la Streisand, por primera vez en directo en la gala de los Emmy de ese año.

El éxito de las ventas de la versión a dúo hizo que el departamento de marketing de la compañía tuviera que cambiar la portada del nuevo disco que se anunciaba de Diamond, The American Popular Song que presentaba una juke box, por otra mas suave con el dibujo de la cara del artista para acudir a un sector de público mas amplio y diverso.

Tomás Muñoz, aquél niño de Villanueva de Córdoba, tras recorrer el mundo en ambos sentidos llegó a la cima de la empresa a la que amó, y le dio, como él dice, cariño, confianza, respeto y equipos de trabajo incomparables. Encontró sus raíces en Brasil, con una prolongación en la ciudad que da sentido a este blog. Ha vivido, como él mismo dice, una carrera plena y completa que le llevó a la Vicepresidencia Internacional de CBS y a director-presidente de la compañía en Brasil. Un hombre amigo de sus amigos y a los que nunca olvida; desde los primeros compañeros de colegio o internado a los que le recibieron en México en los 50, los chavales en los que se apoyó para crear CBS España José Luis Gil, José Mª Cámara, Ramón Crespo y Aurelio González, hasta los presidentes de la compañía que confiaron en él y a los que respondió en la misma medida Harvey Schein, Walter Yetnikoff, Dick Asher, Allan Davis y Bob Summer.

Un hombre de una extrema sensibilidad no solo para la música de su amado Bach si no también para todo lo social. Resulta esclarecedor leer el lamento final de su biografía en la que pasa lista a las injusticias sociales y a la falta de igualdad del mundo en el que resalta que finalmente va a ser verdad esa frase de la película Los lunes al sol: "Con la caída del Muro descubrimos que todo lo bueno que nos habían contado del comunismo era mentira. Pero lo peor fue descubrir que lo que nos habían contado del capitalismo ¡era verdad!"

Estoy de acuerdo con Manolo Moreno cuando reflexiona sobre los merecimientos de los candidatos a los Premios Príncipe de Asturias; Tomás Muñoz debería, como mínimo, ser uno de ellos porque reúne en si mismo todos los valores que resaltan los premios. Es un hombre con el que la música en particular y la cultura en general están en deuda.
***
Nota final: El 25 de agosto de 2022 nos ha dejado Don Tomás Muñoz en su ciudad natal a la que había regresado para realizar su último viaje emprendido anoche. Hasta siempre Señor Muñoz.

Comentarios