¿Cae la radio? Mis reflexiones

En Febrero de 2010 me preguntaba en el blog ¿Qué hace la radio en España para crecer? La población española estaba entonces por debajo de los 45 millones y la audiencia potencial se situaba entorno a poco mas de los 39 millones que podían escuchar el medio, y realmente lo hacían 25,4 es decir la cuota de audiencia de la radio sobre la población era del 64,7%. Hoy la población española supera los 47 millones de ciudadanos y la audiencia potencial son 40.288.000, apenas un millón mas pero la escuchan apenas 24.126.000 (el 59,9%). Y la caída ha venido de la radio musical. 
            El EGM siempre hay que considerarlo como una tendencia, al margen de los valores absolutos con los que trabajan las cadenas. Esa tendencia ha ido viendo como el liderazgo indiscutible de la Ser ha ido disminuyendo en la programación convencional, pero mas drásticamente en la musical. Algo que le ha sucedido a todas las cadenas. El total de oyentes en Enero de 2013 era de 25.434.000, en la última oleada el EGM daba 24.126.000. La radio convencional se mantenía estable pasando de 12.398.000 a 12.127.000 mientras que la música descendía de 14.251.000 a 12.934.000 (-1.317.000). 
            
Los errores del pasado
Pepa Bueno/Carlos Herrera
Para los que hemos trabaja en la Ser los últimos datos resultan mucho mas que dolorosos y observar la tendencia de los últimos seis años nos instala en la decepción y melancolía. Ver como en estos años se han perdido casi 900 mil oyentes en la convencional mientras la Cope iba recuperando posiciones hasta situarse a poco mas de 600 mil retrata una gestión que empezó a derrumbarse cuando se tomaron una serie de decisiones estratégicas que fueron difíciles de entender mas allá de la crisis de la época.  La Cope reaccionó fichando a Carlos Herrera para conducir el bloque de la mañana cuando la Ser había decidido dos años antes romper el esquema que la había llevado duplicar en diferentes oleadas a su competencia y en ocasiones obtener mas oyentes que todas las demás cadenas.
            Fue en la temporada 2012-13 cuando en el Colegio de Arquitectos de Madrid la cadena Ser presentaba al tándem Pepa Bueno-Gemma Nierga para conducir Hoy por Hoy. Dos años mas tarde Toni Garrido sustituiría a la catalana, y como si el despido de esta fuera una maldición aumentó la caída de audiencia. Creo que en la decisión de partir la mañana está el pecado original que está llevando a la Ser a su situación actual. Onda Cero pretendió algo similar y precisamente son las dos cadenas que mas audiencia han perdido. Y no solo ha sucedido en la mañana, algo similar sucede en el deporte del fin de semana donde el, en otro tiempo indiscutible liderazgo de la Ser ha empezado a tambalearse. 

La esperanza del A Vivir
Javier del Pino
La excepción, no solo de la Ser sino de la radio actual es el A vivir que son dos días, de Javier del Pino, una autentica joya radiofónica que está proyectando lo que debe ser la radio generalista del futuro, y aquí no digo convencional porque de eso no tiene nada. Es un programa moderno, apasionante y entretenido. En este caso si se puede decir como rezaba hace unos años una campaña de la SER, “Un paso por delante”.  
            
¿Quien salva a la radio musical?
Por su lado en la radio musical el mayor damnificado es Los 40 Principales que en estos seis años se ha dejado la mitad de lo que pierde la radio (600.000 oyentes) aunque todas las cadenas evidencian una fuerte caída.  
            No pretendo aquí señalar con nombres y apellidos a los culpables de tales decisiones, entre otros motivos porque uno de los mayores responsables falleció y su relevo no fue la solución esperada. En cualquier caso hace dos años se recuperó a Daniel Gavela para volver a ponerle al frente de la Ser 13 años después de su marcha a Cuatro para recuperar la esencia perdida. Tras el tiempo dedicado a intentar subsanar los errores cometidos regresó del exilio de Miami Daniel Anido para situarle al frente de los informativos, pero la lucha actual ya no es la que era, la sociedad ha cambiado radicalmente en estos años y de los errores del pasado vienen estos datos porque efectivamente el EGM manifiesta tendencias y darles la vuelta en radio lleva mucho tiempo y paciencia. ¿La habrá? 
            A lo largo de la primera década del siglo actual el equipo formado por Delkader-Gavela-Ferreras trabajó para rejuvenecer la audiencia de la radio convencional, pero los siguientes diez años esa audiencia se hizo mayor, pasó de las cadenas musicales a la radio convencional, y los herederos entraron definitivamente en el mundo de las redes sociales y el consumo musical  por otros canales mientras que el campo que podían haber ocupado de nuevo los prescriptores se perdió por la nefasta gestión radiofónica que no ha sabido contemplar la realidad debilitando el liderazgo. Hoy todas las cadenas repiten el mismo formato que establecen las encuestas haciendo difícil que las emisoras se diferencien, llegando a la barbaridad de emitir música sin interrupción como si el papel del presentador, prescriptor o informador musical fuera un lujo innecesario para una audiencia que hay que maltratar. Es evidente que los actuales dirigentes de la radio musical no parecen entender o no saben actuar para diferenciarse de la competencia. Es más, parece que ninguna cadena ha encontrado el lugar donde anida el mirlo blanco de la solución, que no pasa desde luego por repetir los mismos formatos. 
            Es necesaria una nueva revolución en la radio musical para poner en valor el producto del que se sirven. Va siendo hora de empezar a diferenciarse, buscar nuevos caminos, utilizar las nuevas herramientas que ofrece la tecnología para evolucionar la radio musical, pero me atormenta una pregunta: ¿Hay alguien ahí para desarrollar ese trabajo? Parece que desgraciadamente no.

Comentarios