272 Entre la tercera y la novena


Cuando una ola te coge y te lleva a su cresta para surfear adaptándote a su ritmo y velocidad, pareciera como si todo lo que te rodea y acompaña se amoldaran también contagiados por la sensación de ingravidez que te transporta a mundos de los que no quisieras regresar. Como ya he escrito en alguna ocasión, desde que Joaquín Luqui nos dejó sentía su compañía y todo me parecía diferente y me sonreía, pero faltaba –quizás- la guinda en la cabalgadura sobre esa ola en forma de apoyo, compañía o la presencia de alguien con quien compartir mis emociones. Esa ausencia desapareció durante la copa de Navidad de la radio que como cada año ofrecía Polanco, y tomó forma en quien se iba a convertir desde ese momento en mi amiga del alma, heredera del legado de la confianza que había tenido con Joaquín. Desde entonces nos convertiríamos uno para el otro en mucho mas que amigos y confidentes. Aquella Navidad, en la planta tercera de Gran Vía 32, Joaquín, desde su mundo me mostraba a su heredera en mi corazón: Hélène Puech.


Hélène y Claudio


Hasta ese día había sido una compañera entrañable, de una gran profesionalidad y siempre dispuesta a ayudar en cualquier faceta del trabajo; de hecho lo había podido comprobar mas directamente en la época de la organización de los Ondas. Ella como responsable del área de internacional de la Ser y miembro, junto a Josep Mª Martí de la UER (Unión Europea de Radio), se encargaba de recibir y preparar el material procedente del resto de países que se presentaban y de la coordinación de los jurados internacionales. Pero esa mañana de diciembre nació una amistad imperecedera compartiendo gustos y pasiones por el teatro, literatura, política, música, etc


Hélène Puech en su casa de Madrid

Héléne había llegado a la radio de la mano de Jean Michel Bamberger. Natural de Montpellier (Languedoc) a los diez años se trasladó con sus padres París. Terminados sus estudios vino a España de vacaciones a mediados de los 60, y poco después se quedó con nosotros obteniendo la doble nacionalidad. Debido a su conocimiento de idiomas (francés, inglés y español) tras diferentes trabajos, al llegar el nuevo equipo directivo que montó Polanco a mediados de los 80, Jorge Planas formalizó su relación con la Ser encargándole de las relaciones internacionales. Mi contacto con ella hasta que llegué al gabinete de prensa había sido escaso debido a que como director de emisora apenas si teníamos necesidad de trabajar con su departamento. Esa relación fue creciendo de forma considerable hasta convertirse en una profunda y total amistad, mas que de hermanos, a partir de aquella copa de Navidad en la tercera planta.



En aquella imborrable reunión, Claudio Martínez nos comunicó a algunos de sus mas íntimos amigos que estaba preparando su jubilación. A mi me parecía prematura porque personas, profesionales como él nunca deberían retirarse. De hecho a pesar del anuncio, la organización (Delkáder y Gavela) le ofrecieró que siguiera colaborando, compartiendo su enorme caudal de conocimiento durante varios años mas; incluso lo estuvo haciendo hasta 24 horas antes de su fallecimiento. Su “retirada” de la primera línea se produciría un par de meses mas tarde, el 16 de Febrero de 2006, veinte años después de su llegada a la Ser. Precisamente él, enorme trabajador, creativo y artista, nos dejaría el Día del Trabajo de 2011. Aún recuerdo que 48 horas antes de su fallecimiento me llamaba para darme consejos sobre la idea que me bullía por la cabeza acerca del nacimiento de mis memorias en forma de este blog.


Claudio Martínez 
(P. Menéndez)

Claudio Martínez (Buenos Aires, 1939-Madrid, 2011) había llegado a la Ser tras una brillante carrera en el campo de la radio en Argentina y en el de la publicidad en España. Se había incorporado a la SER en 1986, en calidad de subdirector comercial, y de 1990 a 2000 como Director de Marketing y Planificación Estratégica. Tras un breve paso por la Agencia Satchi&Satchi regresaría a la radio ocupando el puesto de Director de Estudios y Análisis. Amante del cine y del teatro, en la memoria de todos los directores de las emisoras estaba siempre sus puestas en escena de sus charlas-conferencias-coloquios en las Asambleas, haciendo un alarde visual del marketing con un conocimiento y sentido del humor inigualables. Todas sus intervenciones, realmente eran puestas en escenas –auténticas perfomances- terminaban con una sonora ovación con todos en pié. Su aportación a la carrera de la SER por el liderazgo de la radio y de los medios de comunicación, de igual manera que su implicación en el desarrollo de la oferta musical del resto de las cadenas, no sólo merecía ser reconocida, resulta definitiva para conocer y entender la radio moderna. Su pasión por el medio radiofónico había impulsado la inclusión de la categoría de Publicidad en los Premios Ondas.



Debido a las eternas obras de la radio, se había ido utilizando diferentes áreas del edificio de Gran Vía para ir acomodando a algunos departamentos. A partir de Enero se habilitaba la tercera planta a la que se accedía por el número 32 de la calle Jiménez de Quesada para dirección general, gerencia, asesoría jurídica, marketing, y Relaciones Públicas, entre otros. De esa manera quedábamos separadas las áreas de gestión (en la tercera planta) de la de contenidos que éramos trasladados a la novena. La octava planta solo quedaba disponible para los estudios de grabación y emisión que irían siendo mas que reformados, cambiados radicalmente por la tecnología digital empezando por los de las cadenas musicales. Los tres años siguientes fueron un constante subir y bajar en ascensor, hasta que llegamos a la conclusión de que se tardaba menos en hacer el recorrido por las escaleras y conociendo los vericuetos de los pasillos “ocultos” del viejo edificio inaugurado por Alfonso XIII cuando nacieron los Almacenes Madrid-París.



Gemma Nierga con Judith Mascó y Boris Izaguirre


2006 arrancaba con novedades importantes: Se ponían en marcha las medidas contra el uso del tabaco en los centros de trabajo. Los departamentos de Recursos Humanos de Prisa y de la Ser nos hicieron llegar a través de un comunicado general y por los correos electrónicos las normas a cumplir. No se podía fumar en despachos ni zonas comunes; la prohibición alcanzaba incluso a las terrazas por razones de seguridad, se hablaba de las posibles multas que iban entre 30 y 600€ y se establecían sanciones que podían llegar a los 10.000€. Muchos lo pasaron mal, la mayoría se fue adaptando y se montaron nuevas campañas y cursillos de apoyo para dejar de fumar u organizarse por turnos para bajar a la calle a echar un pitillo…


Izaguirre, Nierga y Mascó (Foto: José Irún)

Al margen de anécdotas lo mas importante llegaba en los contenidos. Tras casi cuatro meses de silencio Gemma Nierga se reincorporaba a La Ventana tras pasar por una intervención quirúrgica en las cuerdas vocales. Durante ese periodo crítico, porque coincidió con las encuestas de la tercera oleada del EGM, el programa lo realizó de forma magistral Mamen Mendizábal. El 8 de Enero regresaba la periodista gerundense al frente del programa, y se traía del brazo a Judit Mascó y a Boris Izaguirre para que un día a la semana compartirían antena en un mano a mano en una sección que se denominaría El Piscolabis. Con tal motivo le pedí a José Irún, nuestro fotógrafo colaborador en Barcelona que realizara con ellos un reportaje fotográfico para enviar a medios resaltando el regreso de Gemma con sus nuevos colaboradores.




A La Ventana seguían asomándose con la propia Gemma, Nativel Preciado, Carlos Carnicero, Mercedes de la Merced, Carlos Subirats, Almudena Grandes, Juan Cruz, Fernando Delgado, Javier Cansado, Juan José Millás, y continuaban secciones como El Tridente dedicada al deporte o la tertulia de políticos con Santiago Carrillo, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón y Pere Portabella. Boris Izaguirre colaboraba también en la tertulia latinoamericana con Jorga Lanata, Jaime Bayly y Álvaro Vargas Llosa.


Fran Blanco en ¡Anda ya!


Tras diferentes turnos de 40 y colaboraciones en diferentes programas de televisión le llegaba el momento a Fran Blanco. A partir del 11 de Enero se ponía al frente de ¡Anda ya! en Los 40 Principales, el programa líder de las mañanas de las cadenas musicales y tercero más escuchado de la radio en España según el Estudio General de Medios en su última oleada de 2005 con casi millón y medio de oyentes y tercero en el total de la radio española en su tramo de 06,00 a 10,00 h. de la mañana, después de Hoy por Hoy, en la Cadena SER con Carlos Francino y La Mañana de la COPE. El programa continuaría de momento con las mismas secciones y colaboradores de la temporada y que le ha hecho crecer en mas de cien mil oyentes en el último trimestre del año. Juanma Ortega, que había lanzado a ¡Anda ya! hasta cifras récord de audiencia y notoriedad continuaría en la Ser en otras ámbitos de contenidos y publicitarios.



+++


De Johnny Cash a los Premios Dial 2005

 
En la última semana de Enero recibí la llamada de Manolo Fernández invitándome al preestreno de Walk the line, la película sobre la vida y obra de Johnny Cash desde sus comienzos en Arkansas, Sun Records y los conciertos con Elvis Presley, Carl Perkins y Jerry Lee Lewis, sus dramas y demonios personales hasta encontrar la paz consigo mismo junto a June Carter. Joaquim Phoenix y Reese Whiterspoon realizaban un extraordinario trabajo interpretativo bajo la dirección de James Mangold.



La cita era el día 1 de Febrero en una de las salas de los Kinépolis de Pozuelo. Manolo, el mas importante especialista en la Americana Music en nuestro país y uno de los mas cualificados prescriptores de la radio, era la persona mas adecuada para apoyar la llegada del film a España y la distribuidora le encargó preparar la relación invitados a la premiere, detalle que por supuesto le agradecí. Como en alguna otra ocasión he contado nuestro pasos fueron paralelos allá por los años 70 hasta casi llegar a trabajar juntos, pero el destino nos fue alejando en los caminos profesionales aunque no en los personales, manteniendo siempre una relación de mutua admiración y cariño.




El 22 de Febrero de 2006 se celebró la décima edición de los Premios de Cadena Dial. Fue la última de su etapa en la sala La Riviera de Madrid. Un año mas tarde Juan Carlos Chaves trasladaría la sede de la entrega a Tenerife. En esta edición los premiados fueron Merche, Chenoa, Rosana, Diana Navarro, Sergio Dalma, Antonio Orozco, Amaral, Carlos Baute, Carlos Barroso, Lena, El Arrebato, Estopa y Pastora Soler.

Entradas populares de este blog

El hermoso ruido de las cálidas noches de Agosto de Neil Diamond

Nunca... (28) La muerte de Cecilia, amiga

Los primeros 25 años de M80 Radio